Edmundo Sáez Peña
Encerrado
Una jaula de cristal. Eso es nuestra vida. No nos damos cuenta, pero estamos en ella. Constreñidos por todo tipo de limitaciones, la mayoría autoimpuestas. Pero a veces despertamos y nos hacemos conscientes de dichas limitaciones, y es entonces cuando nos sentimos encerrados, cuando las ganas de salir corriendo nos pueden, solo para darnos cuenta de que, en la mayor parte de las ocasiones, no hay salida: somos presos de nuestra propia vida. Y es entonces cuando viene la desesperación y la desolación.

COMPARTE

COMENTA

0 COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

El alias es obligatorio
El email es obligatorio
El texto del comentario es obligatorio

El alias es obligatorio

El email es obligatorio

El texto del comentario es obligatorio

Muchas gracias por participar
Tu comentario debe ser revisado y puede que tarde en ser publicado.

PATROCINADORES

ABIERTO HASTA EL 31/12/2015
0
DÍAS
0
HORAS
0
MIN.

COMPÁRTELO